domingo, 1 de enero de 2012

Feliz Año Nuevo


Vamos a comenzar bien el año, estimados lectores y amigos. Y qué mejor forma que estrenando número deStudia Hermetica Journal. No obstante, recapitulemos: este año 2011 que acaba ha sido un año extraño y nefasto en muchos sentidos: crisis económica, revoluciones y tragedias sísmicas y nucleares, matanzas, y un largo etcétera de fatalidades y hechos terribles que nos hacen desear olvidarlo. No obstante, la maldad y el caos llevan aparejados cambios fundamentales en las sociedades, y una buena dosis de renovación y esperanza. Así de complejo es este mundo, qué le vamos a hacer. La denominada "Primavera Árabe", de cuyos durísimos coletazos aún somos testigos, la retirada de las tropas estadounidenses de Irak tras una década de ocupación, una de las mayores crisis económicas que ha tenido lugar en el último siglo y que aún tendrá por algunos años más al mundo en jaque, uno de los más devastadores terremotos y maremotos que hemos tenido la oportunidad de sufrir, y en fin, muchas otras tragedias que han sacudido nuestras conciencias, no pueden sino llevarnos a un estado de pesimismo y de "estrés pos-traumático"... A pesar de esto, tengan en cuenta que la marea imparable del tiempo continúa, y que, como he dicho antes, la negrura deja entrever los rayos de la esperanza de un modo extraño y maravilloso.

Anunciaba Cipriano de Cartago, allá por el siglo III de nuestra era (es decir, hace aproximadamente la friolera de 1.800 años), que el mundo "llegaba a su fin "; es decir, que sufría de un mal que acualmente sentimos muchos con respecto a nuestra realidad histórica, y desde luego, este hecho debe hacernos reflexionar. Después de esa pequeña referencia de la Iglesia que es nuestro antiguo obispo de Cartago, de esa mota de polvo en un inmenso desierto de arena, se han emprendido millones de empresas, y han crecido para luego decaer, y han muerto y han nacido una infinidad de personas. Una miríada incontable de cosas que parecían inapelables e indestructibles, sencillamente han desaparecido, a veces incluso de nuestra misma memoria. Podemos encontrar una explicación y una conclusión sencilla para eso: la realidad humana avanza y avanzará; la vejez se extingue con la muerte; y debemos trabajar y mirar hacia adelante, con el fin de renovar constantemente nuestro presente. La esperanza también se construye, y no sólo se sueña, no lo olvidemos. La democracia avanza, las dictaduras se ven cada vez con mayor recelo, y el ansia de libertad de la gente se puede comprobar incluso en un medio tan frío como es Internet. La historia de los pueblos se construye desde sus individuos, y muchos niños aún han de nacer antes de que todo esto se vaya al carajo.

No ha sido un año fácil, ni en lo personal ni desde luego en lo social. Pero ha terminado. A seguir luchando, amigos.

Nuestro humilde proyecto continúa, tratando de cerrar esta primera etapa de consolidación, prueba, iniciación y formalización. Este todavía pequeño rebrote de la Revista Azogue que es Studia Hermetica Journal, necesita para desarrollarse de personas dotadas de una capacidad de trabajo y una dedicación fuertes, por supuesto no en cuanto a la revista se refiere, sino en su vida profesional y personal. Yo, humildemente, tan sólo le pido al futuro colaborador que sea un enamorado del conocimiento, y no sólo de las materias herméticas, mágicas y esotéricas de las que nos ocupamos con asiduidad en Azogue, sino mucho, mucho más. Por cierto, que no he promovido o hecho publidad mucho de la revista fuera de Azogue, sencillamente porque no me gusta mendigar colaboraciones a nadie ni venderme excesivamente, y una de las razones es sencillamente porque me decepciona bastante comprobar cómo la gente escurre el bulto con el mayor de los descaros, y ni tan siquiera demuestra un mínimo de respeto frente a las cosas dotadas de un mínimo de dignidad. Por si sirve de consuelo, yo trato de ser muy educado con las personas susceptibles de enseñar y de aprender, y en modo alguno pretendo ser "pesado" (tanto, que a veces se confude este hecho con indiferencia por mi parte). En fin, son cosas que considero fundamentales en el mundo académico y en la vida misma.

En mi caso, yo no me dedico "en cuerpo y alma" a esto del hermetismo, porque eso sería un absurdo: una persona culta que se precie debe ampliar sus horizontes intelectuales sin descuidar sus asuntos mundanos. Antes de ponerse a fondo con cualquier cuestión, se debe adquirir un humus intelectual muy rico y profundo: literatura, arte, historia, astronomía, música, y un largo etcétera Desde Studia Hermetica defendemos una formación integral de la persona; una formación en la que se dé cabida al disfrute "erótico" de los sentidos, y no sólo la mera estimulación de facultades intelectivas básicas (por otro lado, fundamentales), como la memoria, la capacidad deductiva y la concentración. Creemos -creo- en un ser humano perfectamente organizado, capaz y dispuesto, teniendo en cuenta su formación y sus capacidades naturales. No se trata de títulos o tonterías, sino de estructurar personas con carácter y criterio. Y no amigos, no hablo de ratas de biblioteca, sino de personas de ingenio e ideas, y hay muchísimos ejemplos en numerosos campos del arte, el saber y la guerra, que pueden acompañarnos en nuestro periplo biográfico.


Studia Hermetica Journal, ya lo adelantábamos, estrena un nuevo número especial, que he denominado "Mundo, Magia, Memoria", por algunas razones que paso a comentar. Studia Hermetica es y ha sido un proyecto volcado hacia el "mundo" que nos rodea, tratando de comprenderlo a la luz de las obras del pasado, y precisamente debido a su carácter mundano, es un proyecto que escapa al formato de mero "boletín investigador", es decir, libresco y desvinculado de la realidad que nos rodea e integra (tanto interna como externamente hablando). Proviene de la "Magia", porque así considero el quehacer que nos ocupa: mágico e imaginativo, dinámico y profundamente preocupado por el elemento íntimo de las cosas. Y qué decir de la "memoria", uno de los pilares fundamentales de cualquier humanista e historiador que se precie, y que ha sido ampliamente tratado en StudiaHermetica. Su fecha de publicación consta como 31 de diciembre debido a que lo he concebido como una especie de despedida académica del año y el inicio de una nueva etapa en la revista.




Este número especial pretende ser una recopilación de algunos de los posts realizados en este cuaderno de notas, y que mejor pueden adaptarse al formato ensayístico. Obviamente no son artículos académicos en toda regla, pero creo firmemente que su valor académico e intelectual está fuera de toda duda. Y por eso merecen elevar su marco de publicación. Por otro lado, necesito cerrar al fin esta etapa embrionaria de la revista, y qué mejor forma de hacerlo que llevando a cabo un ejercicio de introspección académica. Han sido años de mucho estudio y pensamiento, y necesito poner en claro mis ideas antes de continuar.

No quiero terminar esta intervención sin darle las gracias a Francisco de Mendonça Jr., el nuevo subdirector de la revista y el responsable del área de Historia de la Magia. Su dedicación, entusiasmo y gentileza no tienen límites, y no me gustaría prescindir de su buen hacer de cara al futuro. Asimismo, quiero expresar el mismo agradecimiento a José Miguel Puerta Vílchez, un enamorado del conocimiento y de las artes, que ha tenido la enorme generosidad de unirse a esta noble cruzada. ¡Gracias amigos!

En cuanto a los proyectos de cara al futuro, se encuentra la elaboración de un número académico dedicado al concepto de gnôsis, así como otro eminentemente artístico dedicado a los conceptos platónico-herméticos de imaginación, fantasía, creación y furor artísticos, etcétera, en el que espero haya más de una sorpresa. Asimismo, nuestro flamante subdirector Francisco de Mendonça, planea elaborar un dossier sobre Historia de la Magia. ¡Ya veremos con qué maravillas nos sorprende! Pero eso será para bien entrado el próximo año. De momento, disfrutemos del presente.

Como nota al margen, creo que en este 2012, nuestra joven revista será más comprensiva en cuanto al idioma se refiere. He tenido ocasión de comprobar expectación e interés entre el público hispanohablante, y por eso la lengua española irá cobrando más protagonismo, llegando a una especie de bilingüismo "razonable".

Un fuerte abrazo desde Granada. Leed, pensad y tratad ser buenos (al menos con los que se lo merecen).